lunes, 8 de mayo de 2006

MARIHUANA

FARMACOLÓGICAMENTE, SE CLASIFICA COMO UN ALUCINÓGENO MENOR. ACTÚA COMO DEPRESOR Y DESORGANIZADOR DEL SISTEMA NERVIOSO CENTRAL.


La resina de la planta es la que contiene los ingredientes activos. La marihuana contiene más de 400 agentes químicos, entre ellos, el tetrahidrocannabinol (THC), responsable de buena parte de los efectos que caracterizan el consumo de cannabis.


Los efectos son de rápida aparición y varían según la dosis, el tipo de cannabis y el estado anímico y físico del individuo que la consuma.


Hachís
El hachís tiene el aspecto de una barra de barro prensado, de color café muy oscuro, como el chocolate.


Ocasionalmente, se presenta en tabletas. el contenido de THC de una dosis de hachís es superior al de una de marihuana sin procesar, que se sitúa en poco más de un 10%.


El aceite de cannabis o de hachís se obtiene mezclando la resina de la planta con algún disolvente como acetona, alcohol o gasolina. De esto, una cierta parte se evapora, dando lugar a una mezcla viscosa cuyas proporciones de THC son muy elevadas (hasta un 50%).



Las técnicas aplicadas para mejorar los cultivos de marihuana hacen que hoy el THC contenido en estas plantas sea mucho más poderoso que en décadas anteriores. A esto se suma que, en la actualidad, la mayor parte de la marihuana que venden los traficantes viene prensada con aditivos químicos solventes como kerosene o benceno, lo que produce daños más severos.


Efectos inmediatos:

Inicialmente, dosis bajas pueden producir sensaciones placenteras de calma y bienestar, aumento del apetito, euforia, desinhibición, pérdida de concentración, disminución de los reflejos, ganas de hablar y reír, enrojecimiento de los ojos, aceleración del ritmo cardiaco, sequedad en la boca y garganta, dificultad para ejecutar procesos mentales complejos (rendir un examen, por ejemplo), alteraciones de la percepción temporal y sensorial, y puede disminuir la memoria a corto plazo. A ello le sigue una segunda fase de depresión y somnolencia.
En dosis elevadas, puede provocar confusión, letargo, excitación, ansiedad, percepción alterada de la realidad y, de manera más inusual, estados de pánico y alucinaciones.

A largo plazo:


Destaca el muy discutido "síndrome amotivacional" (disminución de la iniciativa personal), unido a una frecuente baja de la capacidad de concentración y memorización.

La estructura química del cannabis es muy compleja y no se conocen aún las secuelas producidas por todos sus componentes. Sí se puede afirmar que el humo de esta planta contiene más agentes cancerígenos que el tabaco, y como los fumadores de marihuana o hachís inhalan profundamente el humo sin filtrar y lo retienen en los pulmones tanto tiempo como pueden, el cannabis es todavía más nocivo para el sistema respiratorio que el tabaco. Su uso también se ha asociado a la aparición de enfermedades como sinusitis y bronquitis.


Puede, asimismo, causar alteraciones en los sistemas reproductores masculino y femenino (infertilidad, por ejemplo) e inmunológico, y como el THC atraviesa la barrera placentaria y mamaria, su consumo supone un riesgo para el feto tanto durante el embarazo como en la lactancia.


Puede generar tolerancia y dependencia, con el consecuente síndrome de abstinencia en caso de que se suspenda bruscamente el uso de la droga. Esto deviene en ansiedad, insomnio, irritabilidad, depresión y anorexia, entre otros síntomas.


Está constatada la potencialidad del cannabis como un gatillador de psicosis y cuadros de delirios y alucinaciones en personas en riesgo.

No todo usuario de cannabis experimentará necesariamente con otras sustancias más peligrosas, pero el riesgo existe.


Además, está el peligro de condicionar o limitar las posibilidades de vivir libre y autónomamente el desarrollo personal en los adolescentes.

También crea una dependencia sicológica: el usuario apetece la droga por sus efectos.


Existen pocas posibilidades de sobredosis mortal por cannabis.


Ritmo cardiaco y presión sanguínea


Produce aumento temporal de la frecuencia cardiaca según la dosis usada. El consumo de cannabis puede ser peligroso para aquellos que padecen hipertensión, enfermedades cerebro vasculares y arteriosclerosis coronaria.

Congestión de la conjuntiva


Con la ingestión e inhalación de cannabis se produce un enrojecimiento de los ojos debido a la dilatación de los vasos sanguíneos del globo ocular.


Desempeño sicomotor


Puede producir temblores e inestabilidad si el fumador se encuentra de pie. Dificulta el desempeño ante tareas complejas. El consumidor de hachís tiene incapacidad de prestar atención constante y de asimilar complejos procesos de información. Se dificulta el manejo de automóviles, pilotaje de aviones y la operación de otras máquinas. Estas deficiencias pueden durar hasta 10 horas después de iniciados los efectos del cannabis.

Efectos respiratorios


El cannabis, ya sea como marihuana o hachís, contiene tanto alquitrán como el tabaco. Los fumadores de cannabis desarrollan una menor capacidad de difusión pulmonar y un flujo espiratorio forzado (botan el aire de los pulmones con dificultad), puesto que inhalan muy profundamente, retienen el humo en sus pulmones por un período más largo de tiempo y fuman el cigarrillo completo. Además, el humo no es filtrado.


Su uso crónico está relacionado con la aparición de bronquitis, asma y sinusitis. Asimismo, hay evidencia de que el humo del cannabis y sus residuos contienen sustancias carcinógenas relacionadas con cambios celulares malignos en el tejido pulmonar.


Efectos sicológicos


Esta droga actúa sobre la corteza cerebral, principalmente en las áreas que controlan la movilidad de los miembros, órganos sensoriales y el comportamiento.


Entre los tipos específicos de desempeño psicológico que se afectan por su consumo, se incluyen la sustitución de dígito-símbolos (cambio de significados del entorno), unión de dígitos, sustracción serial (incapacidad de seguir una secuencia lógica), comprensión de lectura y aumento de la percepción del tiempo. Mientras más compleja, menos familiar y más difícil sea la tarea, peor será el desempeño.

También se altera la percepción de la visión, el sonido y el tacto; afecta el estado de ánimo y la interacción social.


Estudios demuestran que el consumo crónico de la droga parece correlacionarse con una sicopatología manifiesta. Los que abusan del cannabis son psicológicamente similares a los que abusan de otras drogas.

En estudios con consumidores regulares de cannabis, éstos han manifestado desajustes en el trabajo y una incapacidad autor reconocida para enfrentar nuevos problemas. Además, se observó en ellos mayor hostilidad hacia sus pares, más casos de depresión y un grado mayor de ansiedad que los consumidores casuales.


http://www.conacedrogas.cl/inicio/todo_marihuana_hachis.php

12 comentarios:

Droper dijo...

por eso y muchas cosas mas...NO A LA DROGA!!!

Chatmantico dijo...

Gracias a Dios que existe la marihuana, es muy facil criticar y hablar tecnicamente de lo que produce una cosa sin conocer sus virtudes en la practica. El ser humano se puede hacer adicto a cualquier cosa, desde tomar cafe, hasta el sexo, a estudiar, las compulciones son una faceta mas de la naturaleza que llevamos dentro. Pero la marihuana fumada de vez en cuando con amigos o en la soledad es maravillosa, no por nada algunas religiones la han usado en sus ritos por su capacidad de abstraer al ser humano de su realidad y llevarlo a un nivel de conciciencia diferente, tal vez mas cercano a lo espiritual.
No jusgues si conocer,

Anónimo dijo...

Abierto a muchas cosas hay q ser en esta vida. Experimentar con drogas puede ser algo riesgoso p justo ahi radica el conflicto. Pruebelen primero y luego saquen sus propias conclusiones. Asi tambien informate como lo haces justo ahora,

axel dijo...

eh! esa frase siempre lo tengo conmigo
"Si no sabes pa que sirve ese boton, pues aprietalo!

Osea que uno debe probar pa decir que eso es malo o bueno.. pero claro.. todo tiene su excepción.

Droper dijo...

no necesito meterme un balazo en la cara para saber que va a pasar.

Si uno sabe leer ya conoce los efectos nocivos de la droga, ahora, que existan montones de gente sin mayor capacidad de pensar es otra cosa

Anónimo dijo...

Lo lindo de ser "Humano" es que podemos pensar, analizar y buscar opciones para salir del hueco que a veces nos encontramos, pero creo que no con ese tipo de ayuda, pues el ser humano es tan grande que puede salir de esos estados "depresivos" con la conversación con buenos amigos y/o familiares que si te quieran escuchar aunque a veces uno cree que no los hay pero si miran bien a su alrededor encontraran gente de buena voluntad. Y como dice el dicho "una pena entre dos es menos atros"

Smoke dijo...

Drugs are just bad, you should try to use Herbal Alternatives as a temporary replacement to loose the dependance!

Guitar Master dijo...

I wish I could blog as good as you, but what I can do is give you a nice Guitar Lesson!

Anónimo dijo...

el problema con los que fuman es que sacan excusas en lo natural y religioso que puede ser, quiza simplemente para justificar en su interior la dependencia que les crea su uso, y lo falto de caracter que son para dejarla y para enfrentar la vida...lo se muy de cerca!

Esperando que me despierte la luz... dijo...

efectivamente, lamentablemente uno no puede hacer nada para cambiarles el pensamiento, o darles fuerza para superar los problemas sin la "ayuda" de la droga, lo unico que uno puede hacer es apoyarlos en siertas cosas y decirles las verdades muy sutil mente (yo estoy en eso, intento decir las verdades sutilmente; jejeje toy aprendiendo :))

Miguelo dijo...

Es verdad lo que dice el artículo. Lo digo como ex-consumidor regular. El que dice que es mentira es porque es un adicto de mierda.

Todas las drogas son malas, es una idiotez escudarse en que "abre la mente" y todas esas mierdas. Ojalá me hubiese quedado en fumar ocasionalmente, porque una vez que lo haces con regularidad todo empieza a tomar su verdadera forma.

Tengo muchos amigos que nunca van a dejar de fumar en sus vidas, y eso se refleja en sus aspiraciones y capacidades (tanto de autocrítica como de iniciativa frente a su vida diaria)


Por un mundo libre de drogas...STRAIGHT EDGE.


XXX
Drug Free

Anónimo dijo...

Pues amigos ni qe decirles, hay opiniones divididas como en todo cierto?. respondeme esta simple y sencilla pregunta; has sentido lo rico qe es fumar un cheto?, todo es malo como T O D O en el proceso al qe esta atado la naturaleza E v o l u c i o n. tu tienes la respuesta a tu evolucion, tu decides tu trayectoria con o sin el cannabis. Pero dime lo delicioso qe es fumar un porro de gañja despues de haber terminado con T o d a s tus obligaciones o labores asignadas en el dia y simplemente disfrutar del delicioso sabor de la Gañja ( M a r i h u a n a ). Esto no altera tu manera de como qieras realizarte tu vida en un futuro, el ser desordenado o no es antes del consumo de esta ya qe a su vez puede mejorar o empeorar el desempeño de superacion siendo asi el usuario el responsable de diversos factores en el daño cerebral destando las psicosis. Por otro punto la marihuana asi como algunos lo sabemos no crea dependencia y a su vez ahora tambien sirve de ayudadita dejar de fumar por un tiempo conveniente y entrarle al acondicionamiento fisico y a la buena alimentacion, el daño de la marihuana no es I N E V I T A B L E, pero para si es C O N T R O L A D O P O R EL U S U A R I O. Paz Y Amor ... Yff